Chamanismo y Psicoterapia: la Senda del GUERRERO (3ª parte)

«Nunca pases tiempo con gente que no te respeta» Provervio maorí

En esta ocasión, del cuádruple sendero chamánico nos ocupamos del Sendero del Guerrero, viendo sus manifestaciones útiles al camino de despertar en psicoterapia.

Está asociado a: la dirección NORTE -la de la noche-, elemento AIRE, recurso humano del PODER INTERNO, la meditación de pie, una forma de vida desde la ACCIÓN JUSTA y el PODER DE MOSTRARSE y elegir estar EN PRESENCIA. Su bálsamo sanador es BAILAR y su instrumento son las MARACAS o SONAJEROS. Le corresponde la estación del invierno.

-Bailando al son de tambores en la Fira per la Terra 2016 en BCN-

Dos de las características del Guerrero son su Honor y Respeto hacia otros y la destreza en comprender la profunda DIFERENCIA entre SÍ y NO. Nos hacemos honorables cuando ese respeto se fortalece y asienta, sumado a cuando nos mantenemos abiertos y flexibles. Esto último nos remite a la esencia del sanador, visto en la anterior entrada. El Guerrero domina el ARTE DE LA COMUNICACIÓN, se vuelve digno de confianza al decir lo que piensa y hacer lo que dice. Esa COHERENCIA era muy valorada por los indios de norteamérica p.ej. (recordemos las cartas de grandes jefes guerreros indios a los invasores de las tierras que ocupaban) y por todas las culturas indígenas en general. Por otro lado, la confusión entre el SÍ y el NO genera pérdida de poder y victimización al perderse los límites.

Otro aspecto fundamental del Guerrero es la DISCIPLINA y RESPONSABILIDAD -con lo que se convierten en cuidadores excelsos de la Tierra-, que son pilares básicos para el cambio profundo en los procesos de psicoterapia. No se trata de una disciplina rígida entendida como la de los ejércitos p.ej., sino una basada en la persistencia, en el permanecer comprometid@ con la labor diaria del Guerrero. Y tampoco es una responsabilidad pesarosa, venida de exigencias externas sino, precisamente, aquella que nace del contacto íntimo con el propio deseo de desarrollo armonioso en la propia vida.

Todas las técnicas de desarrollo de la Conciencia a través del cuerpo (tai chi, chi kung, yoga, bioenergética, biodanza,… incluso cualquier deporte y, por supuesto, caminar con conciencia) son excelentes vías de trabajar con el Guerrero interno… siempre que se ejerciten sin rigidez, fluidamente, con respeto a los ritmos y límites actuales del propio cuerpo. Cuando trabajo en mis grupos de Movimiento y conciencia lo hago desde esta actitud. O  al menos eso intento!!

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *